¿La Navidad de una nueva humanidad?

publicado en: Sin categoría | 10

“Llega la Navidad, con sabor de mazapán, de turrón, de mieles y de paz” rezaba una canción navideña de unos famosos payasos televisivos en España.

De alguna forma intentaba retratar el “espíritu navideño” de la época. Hace referencia a los dulces y a la paz.

Mientras que sí era cierto que en estas fechas se consumía no sólo dulces, sino todo lo que estaba al alcance de nuestra tarjeta de crédito, el tema de la paz…bueno, quizá fuese más un deseo que una realidad. Había un dicho popular que se utilizaba mucho cuando pasaban estas señaladas fiestas que decía algo así como: “Y tú estas navidades ¿Cómo las has pasado? ¿Bien o en familia?

Esta breve introducción es un tímido intento de reflejar lo que fue el espíritu navideño; en general, salvo honradas excepciones, que nadie se me enfade por Dios; hasta hace dos años. El significado de la Navidad era consumir… y punto. Consumir dulces, comilonas, lotería de navidad, espectáculos navideños… Consumir. La vida incluso.

Pero las navidades pasadas fueron diferentes. Ojalá pudiésemos responder a la pregunta anteriormente formulada con un “bien” rotundo. Pero dudo mucho que esa fuese la respuesta general aun cuando en muchos casos pasamos las navidades lejos de la familia por miedo, por precaución, por confinamiento, por aprovechamiento de la situación… Creo que todos podremos estar de acuerdo sin necesidad de entrar en debate o en discusión, que algo ha cambiado.

¿Cuál era el significado profundo de la Navidad? ¿Consumir?

Parece ser que, en origen, la Navidad ni era una fiesta religiosa ni celebraba el nacimiento de Cristo. Creo recordar que en algún sitio leí que era una fiesta pagana en la que se celebraba el resurgir del sol invicto. El 21 de diciembre es el solsticio de invierno en el hemisferio norte, la noche más corta del año. Durante 3 días el sol permanece estacionario en el cielo para a partir del día 25 ir alargando progresivamente su estancia en el cielo, prolongando los días, trayendo más luz a la tierra y permitiendo nuevas cosechas.

También creo recordar que una vez leí que la Navidad representa el nacimiento de la conciencia crística en cada Ser Humano. La conciencia crística vendría a ser una expansión de la conciencia en la que en vez de estar centrada en el propio beneficio se orientaría al bien común. Todo el escenario que se representa durante la Navidad es una simbología profunda, en la que la cueva dónde nace el niño Dios (la conciencia crística) representa el corazón, y la adoración de los Tres Reyes Magos, por ejemplo, viene a representar cómo nuestro cuerpo físico, nuestro cuerpo emocional y nuestro cuerpo mental se postran ante el niño Dios. Como nuestro pensar, sentir y actuar se ponen al servicio de una nueva conciencia de Humanidad. Hay más simbología, pero me excusan los lectores que debido a mi espíritu infantil me haya quedado nada más que con ésta.

No sé si será efecto de los confinamientos que hemos sufrido que nos han permitido tener más tiempo para reflexionar, o permitir que nuestra cabeza divague. No sé por qué extraño motivo, a mi cabeza le dio por unir esta simbología con la pandemia (o plandemia, que nadie se me enfade, por Dios, que ahora mismo en este artículo esto es lo de menos) con las leyes de la Nueva Medicina Germánica y con las leyes herméticas.

Los amables lectores pensarán que ¡vaya batiburrillo! Pues sí, es lo que tiene el haber estado confinado (primero de manera obligatoria y luego de manera voluntaria). A uno le da por dar vueltas a la cabeza. No sé si será síntoma de que estoy empezando a pensar por mí mismo o que me estoy volviendo loco. A lo mejor no hay tanta diferencia.

Como decía, pensaba en la relación del corazón con el significado de la Navidad e inmediatamente conecté con el hecho de que el principal órgano afectado por el COVID es el árbol vascular, prolongación del corazón. Curiosamente unos de los efectos secundarios más importantes de las “vacunas” (sí, lo pongo entre comillas porque le hemos puesto este nombre a una nueva tecnología, pero realmente no es una vacuna tradicional) son la miocarditis y la pericarditis. También fenómenos trombóticos que afectan al árbol vascular.

Y claro, mi cabeza siguió conectando. Según las leyes de la Nueva Medicina Germánica, las enfermedades realmente son programas especiales biológicos y sensatos que intentan reparar el organismo y perpetuar la vida. Toda enfermedad (todo programa) tiene dos fases, la fase fría y la fase caliente. La fase caliente en síntesis es una fase de inflamación. Curioso. El COVID es una enfermedad inflamatoria. Los efectos secundarios de las vacunas son procesos inflamatorios.

Siguiendo la ley hermética de “como es arriba es abajo, como es abajo es arriba”… ¿será que como Humanidad estamos en fase de solución de conflicto?

Si el órgano del corazón se relaciona con la vida… ¿será que cómo Humanidad hemos estado viviendo la vida como si fuese un shock psíquico, altamente traumático, que nos ha pillado a contrapié y la hemos vivido en aislamiento? ¿Y qué ahora por algún motivo, de forma inconsciente estamos, como Humanidad, intentando resolver esto y realmente lo que nos hallamos es en una fase de solución de conflicto?

Puede parecer atrayente, pero cuidado, que solución de conflicto no significa curación. Hay gente que se muere mientras está solucionando el conflicto.

No creo que la Humanidad vaya a morir. Creo que se están cumpliendo las profecías del Apocalipsis en donde han llegado los tiempos en los que una generación acaba para dar paso a otra generación. La antigua Humanidad está desapareciendo para dar paso a una Nueva Humanidad. Y al igual que en el proceso de transformación de la oruga a la mariposa, hay un proceso en que el organismo de la oruga parece que va a desaparecer, lo que realmente está ocurriendo es que empiezan a aparecer células imaginales que empiezan a estructurar el nuevo organismo que será la mariposa.

Si cada Ser Humano es como si fuese una célula de un organismo mayor que es la Nueva Humanidad creo que ese es el proceso por el que estamos pasando. Hemos vivido o estamos viviendo un proceso de disolución de estructuras en donde el viejo paradigma se está derrumbando. En medio de ese derrumbe están apareciendo cada vez más células imaginales que nos estamos preguntando por el significado profundo de todo lo que está sucediendo y más allá de que la causa de todo esto sea una pandemia o sea una plandemia creemos firmemente que ya ha llegado el momento de dejar de vivir la vida como si fuese un shock psíquico altamente traumático que no tenemos recursos para afrontar y que vivimos en aislamiento.

No, la vida es un regalo que se disfruta desde el corazón con todas las potencialidades que el Universo nos ha otorgado para compartirlas con nuestros hermanos. Y hermanos somos todos: vacunados y no vacunados, sintomáticos y asintomáticos, de izquierdas y de derechas, del PSOE y del PP, de Vox y Podemos.

Pensareis que me he vuelto loco intentando unificar extremos tan opuestos. Se dice que la diferencia entre un loco y un genio es que aunque los dos ven la realidad de forma diferente, el genio es feliz. No sé si soy un genio. Lo que sí sé es que quiero vivir la vida feliz.

Y ya sé cómo NO se vive feliz: con miedo y desconectado no se vive feliz.

Así que espero ver si estas navidades sirven para que cada vez más gente nazca desde su corazón a un genuino impulso de contribuir a la generación de una Nueva Humanidad en la que cuando llegue la Navidad no se pregunte qué tal la hemos pasado sino que afirmemos con rotundidad que la hemos pasado bien porque hemos construido una Nueva Gran Familia Humana.

Feliz Navidad

Texto desarrollado por el Dr. Juan Ramón Pérez Sánchez

10 comentarios

  1. Elena Landrobe de Chalons

    Gracias. Coincido.
    Ante todo.. somos hermanos. Con todo… elijo ser feliz y mejorar tanto como puedo mi personalidad como ser humano, por mi, por todos en la Unidad.
    Feliz 2022☀️

  2. Eva María González Borba

    Querido Jota, como me alegro de sentirte Despierto. Gracias hermano por tu texto y tus palabras, este es el comienzo para que puedas dejar la huella de tus pensamientos. Déjate llevar y fluir tan bellos pensamientos y acertados, has sabido interconectar de forma sabía y con respeto para todos tus aprendizajes, gracias por compartirlo. No te olvides de invitarme a la presentación de tu primer Libro.
    Gracias por existir ⭐

  3. Miguel Ángel Alonso

    No olvidemos que la Nueva Medicina Germánica, no se refería a los tóxicos y los venenos, ni a la irradiación. Todo esto es lo que está produciendo la Covid.(Tóxicos en vacunas, incluída la de la gripe 2019, e irradiación por antenas G5)Tampoco olvidemos que los vacunados dan un código MAC en Bluetooth. Si esta es la humanidad hacia la que vamos, no me gusta.No me gusta que los seres humanos se conviertan en transhumanos, con un control total de sus mentes; eso los que sobrevivan.
    Una Nueva Humanidad mejor, desde mi punto de vista sólo se producirá, si los seres humanos despertamos sobre lo que está pasando y eso nos sirve para despojarnos del miedo y de todo lo superfluo y acceder a un nivel de conciencia superior como humanidad.
    Gracias por tu artículo y feliz año.

  4. Rosa Rodríguez

    Genio sin duda.
    Me emociona descubrir escritos con esa riqueza que dan fe de tantas reflexiones que nunca he sabido verbalizar.
    Eres Grande. Gracias por compartir.
    Feliz Navidad Humana

  5. Patricia Ester

    Maravillosa reflexión… comparto, a vivir desde el corazón irradiando amor en cada acción que realicemos día a día.
    Un abrazo luminoso y amoroso

  6. Ana María Sarre Navarro

    Me encantó leer estas reflexiones justo al levantarme por la mañana del 30 de diciembre, con el espíritu de la Navidad fresco aún.
    Ahora la pandemia nos vuelve a marcar distanciamiento, ojalá sea por poco tiempo ya que los seres humanos necesitamos de la cercanía y del contacto físico.

    Reconozco el valor de nuevas formas de contactarnos en forma virtual porque nos permiten acercar a los que están lejos, cuidemos con su uso de no alejar a los que están cerca.

    Nos ha tocado ser parte del inicio de esta nueva humanidad, somos corresponsables de crear mejores relaciones con todos los seres humanos y con nuestro entorno.

  7. Matty

    Me encanta, es mi sentir, me encantaría saber su opinión de la vacuna .
    A vivir feliz con la nueva humanidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *